Ficus Petiolaris: Consejos para su cuidado, reproducción y trasplante

El Ficus Petiolaris es un pariente cercano del Palmeri, pero crece mucho más lentamente y el tronco no está tan inflado en la base. Al igual que su hermano, este ficus es originario del oeste de México. Al vivir en un clima tan árido, la planta debe adaptarse, por lo que este ficus también forma parte del Palmeri, es decir, puede acumular humedad en la parte inferior del tronco y puede soportar sequías prolongadas. Una forma tan inusual de planta ha sido ampliamente utilizada en el cultivo doméstico como bonsái. Para ello, el ficus ni siquiera necesita necesariamente una poda adicional para formarse.
El Ficus Petiolaris tiene datos externos muy interesantes, que se pueden ver en la foto. Además del tronco, las hojas merecen una atención especial: en longitud alcanzan los 10 cm – 15 cm, y en anchura también. Son coriáceas, de color verde oscuro, con salpicaduras plateadas, algo aterciopeladas. Las venas centrales y salientes son rojas, el pecíolo es amarillo-rosado, y la corteza es amarillo-beige.

fikus-chereshkoviy-Petiolaris
Foto del Ficus Petiolaris Petiolaris

Cómo cuidar el Ficus Petiolaris en casa

El Ficus Petiolaris, a pesar de su entorno natural, no requiere cuidados complejos. Pero no hay que olvidar que un descuido puede arruinar hasta la planta más modesta. Por eso nos preocupamos de que estés «armado» con los conocimientos necesarios sobre el cuidado de esta especie de ficus.
Iluminación: Al Ficus Petiolaris le gusta la luz brillante y dispersa, pero sin luz solar directa. Las ventanas del este y del oeste son buenas para él. El sur y el norte también, pero al colocar la planta en la ventana sur es necesario proporcionarle sombra del sol del mediodía. En verano es posible sacar el ficus al aire libre. En invierno, el ficus puede adaptarse bien a la iluminación artificial.

  • Temperatura: En verano, una planta termófila prefiere un rango de temperatura de +73,4°F – +77°F. En invierno debe proporcionar +53,6°F – +59°F. No tolera las corrientes de aire.
  • Riego: El Ficus Petiolaris es una planta estacional, que en el periodo de inactividad deja caer sus hojas. Por tanto, en esta época, es decir, durante todo el invierno, es necesario reducir el riego. En verano, sin embargo, el riego debe ser abundante.
  • Humedad del aire: En todas las estaciones, el ficus debe ser rociado con agua limpia y constante a temperatura ambiente. En verano, también se pueden limpiar las hojas con una esponja húmeda.
  • Trasplante: en el caso de las plantas jóvenes, el trasplante se realiza cada primavera, en una nueva tierra y una maceta más amplia. Los ficus más viejos son suficientes para trasplantar una vez en 1-2 años. Y algunos (kadochnye) suficiente y cambiar la parte superior del suelo.
  • Alimentación: dos veces al mes debe fertilizar el ficus con sustratos líquidos minerales y orgánicos.
  • Reproducción: Ficus Petiolaris puede reproducirse con esquejes y semillas. Cabe destacar que en el caso de la reproducción vegetativa, la planta no tendrá esa curiosa forma de tronco, como en el caso de las semillas.

Enfermedades y plagas

La mayoría de las enfermedades que pueden acompañar a tu ficus están asociadas a un cuidado inadecuado. En cuanto a las plagas, entre ellas puede haber un escudo, una araña roja y pulgones.

Para deshacerse de estos enemigos, hay que saber varias cosas importantes:

Encalar:
– En primer lugar, debes eliminar manualmente el escudo de las hojas afectadas con un bastoncillo de algodón. Después, hay que tratar la planta con soluciones como jabón-ceraína, jabón-aceite, ajo, cebolla y pimienta.

Araña roja:
– En primer lugar, hay que limpiar las hojas de la planta por ambos lados con agua jabonosa y, si los daños son graves, utilizar insecticidas.

Pulgón:
– Si la plaga ha aparecido en tu planta, lo primero que debes hacer es inspeccionar todas las demás plantas y aislar las afectadas. A continuación, rocía la planta con agua jabonosa y elimina los insectos. También es muy importante limpiar a fondo todos los ovarios y clavijas, porque puede haber ya muchos huevos en las grietas. Después de estos procedimientos, hay que utilizar productos químicos especiales.